Menú

0

  • Inicio
  • Compromiso con los derechos humanos y laborales

Compromiso con los derechos humanos

El respeto a los derechos humanos es una prioridad para nosotros

Siempre trabajamos alineando nuestra operación a los Principios Rectores de Naciones Unidas. Promovemos el respeto a los derechos humanos siguiendo los principales estándares internacionales y hemos desarrollado una Política propia para garantizar su cumplimiento.

Reconocemos el papel de las empresas como agentes de cambio que deben respetar los derechos humanos y todas las leyes aplicables. Somos conscientes de que, por la naturaleza de nuestras actividades y por las condiciones de ciertos entornos en los que operamos, existen algunas áreas de mayor riesgo de impacto en los derechos humanos:

  • Derivadas de nuestras relaciones con las fuerzas de seguridad, públicas o privadas.
  • Derivadas de nuestras relaciones comerciales.
  • Derivadas de nuestras relaciones con las distintas comunidades.
Defendemos el marco normativo internacional y velamos por los derechos humanos. Para ello seguimos los principios reflejados en:
  • La Carta Internacional de Derechos Humanos.
  • Los principios rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de Naciones Unidas.
  • Las líneas directrices de la OCDE para empresas multinacionales.
  • Los estándares de desempeño de IFC.
  • La Declaración de la Organización Internacional del Trabajo.
 
Los ocho convenios fundamentales que desarrollan la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo son:
 
 
 
  1. Libertad sindical y protección del derecho de sindicación.
  2. Derecho de sindicación y de negociación colectiva.
  3. Trabajo forzoso.
  4. Abolición del trabajo forzoso.
  5. Edad mínima.
  6. Peores formas de trabajo infantil.
  7. Igualdad de remuneración.
  8. Discriminación (empleo y ocupación).

El compromiso con los derechos humanos guía nuestro comportamiento

Estamos comprometidos con el respeto, la anticipación la creación de valor y la eficiencia, que son nuestros principios de actuación que constituyen el marco de referencia que debe guiar la conducta básica de todos nuestros empleados. La conducta ética es indispensable y nuestro código, se aplica a todos los directivos y empleados, independientemente del tipo de contrato que determine su relación profesional o laboral. Los proveedores y nuestros socios en la operación también deben seguir estas normas y tienen que mantener en todo momento un comportamiento ético para establecer relaciones legítimas y productivas con sus propios proveedores o empresas con las que tenga relación contractual.

Generamos un entorno confianza y de respeto de los derechos humanos entre nuestros empleados y nuestras comunidades. Este clima facilita a nuestros empleados, vecinos o incluso defensores de derechos el traslado de quejas sin temor a represalias. 

Promovemos que nuestros mecanismos de reclamación sean la vía preferente de resolución de conflictos, sin necesidad de recurrir a procesos judiciales y partiendo de la premisa esencial de que respetamos sus derechos.